Redpalabras.com

Entre una frontera hay dos naciones que se juntan por la geografía, la historia, por el pasado y que son tan dependientes, como el aire que traspasa cualquier muro, por más alto que sea. A Estados Unidos y México los une un cordón umbilical, tan largo como su pasado.

Donald Trump, el Presidente de los Estados Unidos está cumpliendo sus promesas. Tal cual lo había prometido en plena campaña y no le ha temblado el pulso para firmar y firmar, es tan intensa su labor, que asusta. “Mete miedo”, como se diría en el lenguaje popular. La arremetida directa es contra México y todo lo que le huela a “immigrant people”. La medida más inmediata y una orden presidencial,  es la construcción del muro de casi 2000 millas de extensión o completar, el que alguna vez se comenzó.

El primer ‘firmazo’ del Presidente Trump fue revisar el “Obamacare” y otras cuantas más firmas aparecen en el empinado camino del gobernar a la nación, que está llena de inmigrantes. Él viene de inmigrantes, es casi uno de ellos y sus ancestros fácilmente lo delatan, como también lmelaniao son algunos que lo rodean, empezando por su esposa Melania Trump. Ella es la “cover girl” de Vanity Fair en la edición de México, en español como diciendo, no lo hablo,  pero disfruta mi entrevista. Tiene un plato de joyas servidas en la mesa y un tenedor en su mano. ¿Tentación o burla? Las dos formas aplican para la ‘Vanity Border’. Por supuesto, que esta portada de Vanity Fair, va con un tono irónico,  o tal vez sarcástico.

Y el muro… ¿Pero, el muro es realmente lo que necesita Estados Unidos? Asegurar la frontera y organizar desde adentro, parece ser la brújula de Trump. Es un negocio y el muro, incluida, la seguridad para cuidarlo, generará mucho dinero. La gran barrera es un negocio y él es un negociante, como anillo al dedo le cae esta gran mole de hierro y cemento. Según Trump, con el 20% del pago de impuestos, de los productos que vengan de México, se pagará la construcción.

En resumen. En siete días, (una semana), está cambiando la forma como los Estados Unidos se relacionan con el mundo entero.  La política exterior que tanto cuida esta gran nación puede verse afectada. Y México, el vecino de al lado será, la piñata que aguante el garrote.

Pero la frase de la semana la expresó Carlos Slim, el multimillonario dijo en rueda prensa refiriéndose a la semana de ‘firmazos’ del Presidente Trump: “Yo no veo riesgos, veo oportunidad”. Quizás esta breve reflexión, lleve a que México debe de aprovechar esta gran oportunidad para replantearse desde adentro y no pasarla por alto. Esto puede impulsar la economía mexicana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s